Biblioteca Nacional mejora atención para el usuario ciego

Rodrigo quiere leer Papelucho, algo muy común para cualquier nińo, sin embargo para él es una tarea complicada: Es ciego

El sistema es muy simple, el usuario lleva el libro que quiere leer junto con un pendrive. En un escáner digitaliza el libro hoja por hoja y de inmediato el sintetizador del PC transforma el texto en sonido, lo que se archiva en el prendrive que llevó el usuario.

La otra alternativa que existe es imprimir el texto en sistema brailer, aunque este no es muy utilizado porque es poco práctico: Una hoja tinta son tres o cuatro hojas en brailer, el papel es caro y ocupa mucho espacio físico. Por ejemplo el libro Coronación tiene 500 páginas y el texto escrito en brailer son 18 volúmenes.

Para solucionar el problema de Rodrigo y de todas las personas que no pueden ver, desde 1997 la Biblioteca Nacional cuenta con una sala habilitada con equipos especiales para transferir todo el material impreso a voz, y una atención especializada para el usuario ciego.

La institución se queda con una copia de todos los archivos que se graban o imprimen para así formar poco a poco su propia biblioteca para no videntes. “En este minuto tenemos 15 libros en diskette, 50 obras literarias en cassettes y 12 libros impresos en brailer “, señala Edith Robles, encargada de la sala de lectura para no videntes.

Inicialmente, la Biblioteca comenzó con equipos donados por el FONADI (Fondo Nacional de la Discapacidad) a fines de 1997, hoy cuenta además con un PC que tiene un programa que permite ver en la pantalla lo que va a salir en brailer, y un sistema más avanzado que imprime por ambos lados. Estos dos equipos fueron donados por la fundación Holanda.

Edith cree que existe una demanda creciente de usuarios que sienten que se les ha abierto una puerta más para su integración a nuestro patrimonio cultural y por ende a la sociedad, además asegura que “una de las metas de la Biblioteca Nacional, es ofrecer un servicio óptimo, rápido y eficiente y lograr satisfacer la demanda de las necesidades de los usuarios con discapacidad visual para su formación profesional e integración en la sociedad”.

Etiquetas: